18 de diciembre de 2008

Tierra nueva

Quilombagem llegó a Sevilla, levantó el Lope de Vega e hizó que muchos tocarán el cielo con las puntitas de los dedos.

Y permitió que muchos supiesen que llevaba a Lydia Molina a trabajar en el Centro de Defensa de la Vida y de los Derechos Humanos de Açailandia (Brasil): la vida a borbotones que ellos vieron sobre el escenario. La que veréis al final del video, es Lydia , una de las personas que ha hecho posible que Quilombagem arrasase España y dejase a su paso tierra reverdecida, abonada, fertilizada para nuevas esperanzas y luchas.

Enhorabuena, Lydia. Te lo mereces.



Gracias a Antonio Rull por este regalo para todos sus amigos.

1 comentario:

Ana dijo...

Un excepcional documento (el vídeo me refiero) pero incapaz, desde mi humilde punto de vista, de captar todo lo que corrió por mis venas aquellas noche.