9 de noviembre de 2007

MI AMIGO Y COMPAÑERU ALEJANDRO

















Alejandro siempre tiene café preparado.
Alejandro tiene una casa con las puertas siempre abiertas.
El sofá de Alejandro es sofá-camá. Su tiempo el de los amigos y no hay nada a su nombre.
Alejandro no da, comparte. Porque todo es de todos.

Cuando llegué a Gijón e iba a comprar el pan,
Alejandro me saludaba desde la mecedora que orientaba al sol de su balcón.
Tocaba a su puerta con el pan recién hecho y desayunábamos ideas y sueños.

Alejandro y yo batimos records con la sidra y con los bolos poco chics.
A veces, me falta porque está en el Sáhara o en Cuba.
Con Alejandro no hay relojes porque el tiempo lo dejó olvidado en el cajón de los carretes.
Alejandro me arrastra en sus proyectos, reuniones e inventos.
Alejandro es mi rey mago que cada día me trae un regalo en forma de reportaje.
Y soy yo la que llevo el tiempo encadenado a los tobillos.

Alejandro es mi cubo de rubick con el que no me atrevo
porque necesitaría una vida para uno de sus días.
Alejandro es mi referente, porque mi maestro nació mucho antes y lleva ventaja.
Pero Alejandro es mi AMIGO con quien todo es posible porque él lo hace posible.
A Alejandro le añoro porque con él cada día es pura REBELIÓN y REVOLUCIÓN.
Alejandro tiene un vino en su casa que no lo venden en ningún club de vinos.
La denominación de origen es FUTURO.

PD: Gracias a CRIS, el sofá puede ser sofá-camá y Alejandro no llevar reloj.

EL ASTILLERO
Alejandro estrena el próximo domingo 25 de Noviembre su película-documental El Astillero en el Festival de Cine de Gijón. Un trabajo que comenzó en el año 2000 y que recorre la vida de Naval Gijón desde la despedida de doscientos eventuales que tuvo lugar en aquel año hasta el ingreso y salida de prisión de los dos líderes sindicales Cándido y Morala. Un largometraje que no sólo explica la lucha de este astillero, sino que retrata todo un sistema económico que determina cada día de nuestras vidas y ante el que un grupo de hombres y mujeres se alzan con el sindicalismo como principal arma. El Astillero es un ejemplo de documentalismo desconocido en España, pero sobre todo es la puesta en valor de LA PALABRA en lo audiovisual. El Astillero nos permite conocer, reconocer y comprender. El Astillero no es un documento sobre una lucha del pasado que invadió nuestros días. El Astillero explica por qué en nuestros días tenemos que echar mano de modos luchas según algunos propias del pasado. El Astillero habla de solidaridad, de amistad, de otra visión del trabajo enraizada en los valores del nuevo milenio en el que el sindicalismo es más necesario que nunca.

Hace poco Alejandro me decía "Patricia, la lucha de los trabajadores en las calles son muy tristes. Los mismos hombres veinte años después, viejos ya, luchando por su trabajo y por su futuro. Eso no es ningún triunfo". Pero sí lo es su lucha, sí lo es ver aún el astillero rodeado de pisos de lujo y sí lo fue la salida de la cárcel de Cándido y Morala por la presión social. Y también es un triunfo del periodismo este documental en el que los enfrentamientos son anecdóticos frente a la palabra de sus protagonistas.

El documental ha contado con el apoyo del director Fernando León de Aranoa, del periodista Javier Bauluz, de la guionista Lola Salvador y de muchos más. El guión es de Alejandro y de Julio Rodríguez -Premio Vargas Llosa de Novela-, la edición de Juan Tizón (Sr. Paraguas) y ha sido producido por PIRAVAN.



¡A volar, compañeru!










2 comentarios:

juanlu dijo...

Qué precioso. Y qué ganas de ver el documental.

Ximena del Pilar dijo...

Hola Soy Ximena del Pilar Zapico, escribo desde Argentina Pcia. de Buenos Aires, necesito contactarme de alguna forma con Alejandro ya que mi bisabuelo vino de España a principio de siglo XX y estoy buscando a mis familiares en España. espero tener noticias, les agradezco puedan contactarme con él. les dejo mi mail
xpz6@hotmail.com
muchas gracias!!!