1 de junio de 2008

Vientos de agua y amores cruzados

A veces, los amores llegan y se agolpan, compiten silenciosamente, no esperan a que el anterior se extinga para emprender la conquista y, entonces, una persona tiene que elegir entre dos amores.

Cuando dos te quiero se cruzan,
uno màs tenue, envejecido, desgastado,
dibujado con las primeras arrugas,
y el desengaño apostado tras la sonrisa.
Cuando dos te quiero se cruzan,
otro misterioso, arrollador, desafiante,
ludópata de las miradas clandestinas
y equilibrista suicida de las emociones.

Cuando dos te quiero se cruzan,
vientos de agua,
adioses verbales,
y fusiòn de amores.
Que en la vida, el amor, es pura transición.

Cuando dos te quiero se cruzan,
cambia el rostro, los horarios, las manías.
Las veces que nos reímos o enfadamos.
Pero, ay, el amor, el amor es pura transición.
Y sin todos los amores que arrastramos,
sin todas ellas,
quién sería yo, amor.
Sin todos ellos no se entiende este amor.

Patricia Simón

1 comentario:

Ana Vázquez dijo...

Ay qué me gusta!!!